Entorno y ubicación: Parque Natural del Archipiélago Chinijo.
Tamaño: 900 metros de largo.
Acceso: A través de un sendero que desciende el acantilado [ENLACE]
Servicios: No.

 

A día de hoy nos resulta increíble que nunca nadie pusiera un nombre específico a esta playa, y finalmente se haya quedado con la denominación de Playa Bajo Risco, debido a que está ubicada a los pies del acantilado de Famara. En cualquier otro lugar más accesible y concurrido, esta playa, por su espectacular belleza, hubiera sido bautizada como es debido. Pero, afortunadamente, este no es un lugar ni de paso ni concurrido, y la Playa Bajo Risco se ha conservado hasta el día de hoy como uno de esos pocos lugares lo suficientemente cercanos para ser accesibles, pero lo suficientemente aislados para conservar su magia original. La frontera a este mundo de singular belleza la cruzamos a través de un sendero que desciende por el acantilado, el conocido como Camino de los Gracioseros.

Una vez allí, invitamos al visitante a dejar su mochila en la arena y, antes o después del baño, mirar a su alrededor. Se encuentra en el corazón de una de las mayores reservas marinas de Europa, en un rincón de ella especialmente inaccesible: ningún todoterreno puede llegar hasta aquí. El acantilado, como una gigantesca ola oscura, le separa del resto del mundo y le conecta consigo mismo. Si camina hasta el extremo norte de la playa, encontrará las salinas más antiguas de Canarias, construidas por navegantes de paso, necesitados de la preciada sal. Cuando comience a introducirse en el agua cristalina de la orilla, verá muy cerca, frente a si, la isla de La Graciosa. Precisamente desde este lugar hasta ella tiene lugar todos los años una de las travesías a nado más conocidas y concurridas de Canarias.

 

Comer + beber: No existen establecimientos. Necesario llevar agua suficiente.
favor: Disfrutar de un paraíso casi siempre en exclusiva.
En contra: El pequeño esfuerzo que implica ascender por el sendero a la vuelta.