Entorno y ubicación: Norte de la isla de La Graciosa. Parque Natural del Archipiélago Chinijo.
Tamaño: 540 metros de largo.
Acceso: Desde Caleta de Sebo, por un camino de algo más de 5 kilómetros. A pie se recorre en aproximadamente una hora y en bicicleta (existen para alquilar en el pueblo) en unos 30 minutos.
Servicios: No.

 

Cuando en las campañas de promoción turística de las Islas Canarias se quiere impresionar con la espectacularidad de las playas del archipiélago, frecuentemente se escoge una foto de la Playa de Las Conchas. Y es que este rincón privilegiado al norte de la isla de La Graciosa lo tiene todo: arena clara, casi blanca; fondos de verdes cristalinos; un entorno virgen sin asomo de edificaciones, y hermosas vistas a los islotes deshabitados de Montaña Clara, Islote del Oeste y Alegranza. Realmente uno debe ser muy frío para no emocionarse, aunque sea un poquito, la primera vez que recala en este lugar. E incluso las siguientes.

Para llegar, existe la posibilidad de tomar un taxi todoterreno desde Caleta de Sebo, que en poco más de 10 minutos nos depositará junto a la playa. Pero recomendamos absolutamente la experiencia de sudarse el recorrido, e ir descubriendo, a pie o en bicicleta, el privilegiado entorno en el que nos encontramos. El baño será entonces, además de un placer para los sentidos, una merecida recompensa.

Para concluir, una advertencia, es necesario formular una advertencia importante. Las Conchas es una playa con orientación norte, situada además en una costa poco resguardada, por lo que sus aguas pueden entrañar cierto peligro. Además de posibles corrientes, en la orilla se forman con frecuencia olas que pueden entrañar riesgo, sobre todo para niños o mayores. Se debe, por lo tanto, comprobar las condiciones del mar por tiempo suficiente antes de entrar en el agua. Y nunca, bajo ningún concepto, debemos alejarnos de la orilla.

 

Comer + beber: No existe ningún establecimiento. Necesario llevar agua suficiente.
favor: Considerada por muchos como la playa más bella de toda Canarias.
En contra: Necesidad de ser precavidos en el baño