Entorno y ubicación: Desierto y acantilados: Monumento Natural de Los Ajaches [MAPA]
Tamaño: Playas de buen tamaño repartidas en unos 3,5 kilómetros de costa.
Acceso: A partir del pueblo de Playa Quemada podemos acceder a pie por senderos.  No intentar acceder con vehículo: está prohibido y los caminos están en muy mal estado.
Servicios: No.

 

Desviándonos unos cuatro kilómetros de la carretera LZ-2, encontramos el pueblo costero de Playa Quemada. Muchos turistas no lo conocerán en su estancia en la isla, y no se trata realmente de una “postal estándar”. Pero, precisamente por esto, es considerado por algunos como uno de los lugares con más encanto de la costa. Aquí nos podemos cruzar viejos pescadores y disfrutar de una de las mejores puestas de sol de la isla en alguno de los restaurantes frente al mar.

La primera playa la encontraremos en el propio pueblo, siendo la más incómoda por pedregosa. A partir de aquí, en función de las ganas y el tiempo que tengamos para caminar, podemos ir descubriendo las cinco restantes que existen. La siguiente playa (Playa de la Arena) está tan cerca, que podemos ir por las rocas de la orilla durante la bajamar. Ojo que si sube la marea deberemos regresar por el sendero junto a la costa, siendo necesario algún calzado deportivo.

Para llegar a las siguientes cuatro playas, sí deberemos caminar por senderos pedregosos con continuas subidas y bajadas, por lo que será imprescindible calzado adecuado, además de protección para el sol y suficiente agua, sobre todo en los días soleados. En ocasiones veremos que existen varias opciones de camino: en estos casos, las más cercanas al mar pueden ser quizás las más bonitas, pero también las más difíciles. Es importante por seguridad no salirse de los senderos, que suelen estar señalizados mediante piedras amontonadas.

Esta es la lista completa de playas, desde la del pueblo, hasta la más lejana, a unos 3,5 kilómetros:

Playa Quemada: Es como hemos dicho la playa del pueblo. Es bastante incómoda porque es de piedras, y la entrada al agua puede ser complicada estando descalzos.

Playa de la Arena: Junto a la anterior. Podemos ir en la bajamar por las rocas, o subiendo la loma que las separa. Haciendo honor a su nombre, es la única que es completamente de arena negra, con solo algunos callaos. Como en las siguientes, no es extraña la práctica del nudismo, sobre todo en las zonas más tranquilas.

Playa del Pozo: A 1,5 kilómetros del inicio aproximadamente. Es posiblemente la más larga de todas. La distinguimos porque junto a ella podremos encontrar el pozo que le da nombre. Es de arena negra, con gran cantidad de callaos.

Playa de la Casa

Playa de La Casa: La distinguimos por un pequeño jardín a la derecha. Se trata del rincón de recreo durante muchos años de una familia que, con el paso del tiempo, fue «decorando» el espacio, la mayor parte de las veces con objetos traídos por el mar. Resulta un espacio muy curioso y entrañable. Como la anterior, es de arena negra mezclada con  callaos.

Playa de Los Dises: Está junto a la playa siguiente, y juntas pueden considerarse una misma playa, ya que sólo están separadas por una zona de piedras. Tiene mucha más proporción de callaos, y de hecho en algunas zonas está solo formada por estas piedras redondeadas.

Playas de Los Dises y Parrado

Playa de Parrado: Esta última playa está, como hemos dicho, junto a la anterior, y tiene características similares: muchos callaos y poca arena.

Comer + beber: Varios buenos restaurantes frente al mar en el pueblo.
favor: La sensación de desconexión y tranquilidad de las más alejadas. Poder combinar ejercicio, baño y atardecer en un restaurante.
En contra: La playa del pueblo es incómoda. Los senderos pueden no ser adecuados para niños muy pequeños o personas muy mayores, sobre todo los más cercanos a los acantilados. Hay frente a ellas una explotación acuícola que quizás puede molestar a la vista. En las playas más alejadas, podemos encontrarnos restos traídos por el mar.