En Yoga con Amba, como profesionanles del Yoga en Lanzarote, sabemos que son varios aspectos los que podemos mejorar cuando hacemos yoga. Hablar de yoga por lo general nos lleva primero a pensar en movimientos físicos o movimientos corporales que otorgan flexibilidad o tonicidad muscular, sin embargo esta disciplina o filosofía de vida ofrece mucho más. La práctica regular del yoga interviene efectivamente en el plano físico, mental y emocional del individuo.

Reduce el estrés:

Una respiración consciente, la adopción de posturas, técnicas de relajación y la meditación otorga total relajación al cuerpo, el remedio contra el estrés. Con el yoga se logra incluso un estado de paz durante esos momentos difíciles e incómodos, permitiendo primero la aceptación y luego la vía más idónea para solucionar el problema sin desespero ni bloqueo de ninguna especie.

Nos convierte en personas más conscientes:

Gracias a los ejercicios de respiración y la meditación pasamos a tener mayor conciencia de los actos que ejecutamos, somos más observadores, no juzgamos tan fácilmente. Vivimos con mayor aptitud el presente, dejando atrás el pasado y sin detenernos a perder tiempo en lo que viene. El presente es asumido con más responsabilidad y conciencia.

Practicar yoga es sanador:

A través de sus posturas y todos los ejercicios que contempla, el yoga puede ayudarnos a reducir no solo la ansiedad emocional y estados depresivos, sino incluso a reducir el dolor físico. Además, contribuye de forma eficaz a eliminar estados de insomnio, alivia problemas respiratorios y circulatorios, promueve el rejuvenecimiento celular, proporciona oxigeno a nuestro cerebro, equilibra el cuerpo, la mente y el espíritu…

Puedes perder peso de forma sana:

Disciplina y compromiso con la salud son enseñanzas del yoga. Esto, sumado a la práctica de ciertas técnicas como “Saludos al Sol” o el pranayama Kapalbhati, facilitan la ansiada meta de perder peso. El yoga nos ayuda a tomar conciencia de la necesidad de una alimentación adecuada, y de la mejor manera de llevar un estilo de vida saludable. Sirviendo así como estímulo para llevar a cabo los cambios en hábitos que necesitamos.