Distancias: Marina Rubicón: 40.7 mn. Puerto Calero: 33 mn. Marina Lanzarote: 23.7 mn.
Peligros para la navegación: Punta Fariones.
Meteorología: El alto Risco de Famara, que se levanta como un gran muro en Lanzarote, frente a La Graciosa, a veces canaliza y acelera el viento en el estrecho que separa ambas islas, llamado El Río. Se trata de un viento local, que apenas genera mala mar.
Fondeo: Playa de la Francesa (casi siempre en calma) y Puerto de Caleta de Sebo, en La Graciosa. El Veril, en Alegranza (más incómodo que Playa de la Francesa).

 

Para navegar desde cualquiera de los puertos de Lanzarote al Archipiélago Chinijo, situado al norte de la isla, lo habitual es subir por el este, al resguardo del oleaje del norte. En cualquier caso, esta protección disminuirá pasada la zona de Los Ancones, y prácticamente desaparecerá pasada la zona de Jameos. A la hora de volver, en ocasiones se opta por hacerlo a través de la costa oeste, sobre todo si el destino final es el puerto de Marina Rubicón.

En el Archipiélago Chinijo, la únicas zonas de fondeo autorizadas son la Playa de la Francesa, en La Graciosa, y la zona de El Veril, en Alegranza. En ambos casos, es necesario previamente pedir autorización al Área de Medio Ambiente del Cabildo, bien a través de la sede electrónica, bien presencialmente en el registro, bien a través de la oficina existente en La Graciosa.

En la Playa de la Francesa se concentran, a partir de septiembre, veleros europeos, como escala previa a la travesía del Atlántico. Otros optan por el puerto de Caleta de Sebo, en el cual es necesaria también la solicitud de plaza previa (ver procedimiento en el enlace). Es importante tener en cuenta que no está permitido el desembarque sin autorización en cualquiera de las islas del Archipiélago Chinijo, excepto en La Graciosa.

Foto: Víctor Hernández[instagram.com/victorhdl]