Ejemplos de distancias (millas náuticas):

Desde Marina Lanzarote: Corralejo (22.93), Las Palmas (111.4), S/C Tenerife (148), Marina La Palma (249.6)

Desde Puerto Calero: Gran Tarajal (44.04), Mogán (133), Los Gigantes (183.5), Marina La Gomera  (190.1)

Desde Marina Rubicón: Pasito Blanco (119.6), Los Cristianos (163.8), Playa Santiago (187), Restinga (232.1)

 

Canarias resulta un archipiélago ideal para realizar travesías internas, ya que la distancia entre islas permite rutas marineras, pero con la relativa seguridad de la cercanía de las costas. Al estar Lanzarote en el extremo noreste del archipiélago, los recorridos de ida hacia otras islas serán, en condiciones habituales, con vientos portantes. Y los de vuelta, algo más lentos, en ceñida.

Por supuesto, el disfrute del recorrido estará en gran medida condicionado por la meteorología, siendo habitualmente los meses más ventosos junio y julio y, los más calmos, septiembre y octubre. Pero, además, la orografía de las islas da lugar a condiciones particulares de viento en múltiples partes del archipiélago. En este sentido, existen zonas en las que el resguardo hace que predominen las calmas (como las costas suroestes de Gran Canaria y Tenerife), y otras en las que el efecto canalizador de las montañas producen efectos de aceleración. Ejemplos de zonas afectadas por este fenómeno son el corredor entre Tenerife y La Gomera, el este y oeste de Gran Canaria, o el inicio y el extremo de la península de Jandía, al sur de Fuerteventura.

Como destinos preferentes, resulta difícil decantarse por alguno, ya que las costas canarias albergan infinidad de vistas espectaculares: los Acantilados de Cofete en Fuertentura, los Órganos de La Gomera, toda la zona de Anaga en Tenerife…. Y, respecto a las distancias desde Lanzarote, las opciones van desde las menos de ocho millas que separan Marina Rubicón de Corralejo, en Fuerteventura, hasta las 260 que separan Marina Lanzarote de Tazacorte, en La Palma.