Entorno y ubicación: Localidad turística de Puerto del Carmen [MAPA]

 

Puerto del Carmen fue la primera localidad turística en Lanzarote. Antes de que los visitantes comenzasen a llegar, era una zona sin apenas valor, con unas playas espectaculares… y casi siempre vacías. Aunque a día de hoy las playas de Puerto del Carmen están rodeadas de animadas calles, siguen ofreciendo momentos de disfrute y relax a las miles de personas que acuden a ellas cada año.

 

Playa de Matagorda
Tamaño: 700 metros de largo.
Servicios: Vigilancia, duchas, sombrillas, aseos, hamacas.
Comer + beber: Terrazas y restaurantes en el centro comercial.
Lo mejor: Playa poco masificada.

 

La primera playa por el norte de Puerto del Carmen. Es alargada y paralela a una agradable avenida peatonal. Los hoteles la protegen bastante bien del viento, y desde ella se puede ver la llegada de aviones al aeropuerto, sin que moleste su ruido. Muchos turistas caminan 20 minutos para verlos sobre sus cabezas realmente cerca.

Playa de Los Pocillos
Tamaño: Un kilómetro de largo.
Servicios: Vigilancia, duchas, sombrillas, hamacas, aseos, alquileres náuticos.
Comer + beber: Gran variedad de terrazas y restaurantes.
Lo mejor: Enorme espacio disponible para practicar deportes en la arena.

 

Segunda playa en longitud de Puerto del Carmen, y la más ancha, aunque gran parte permanece cubierta por agua cuando las mareas son altas, lo que hace que sea ligeramente arcillosa. A su favor está que suele ser menos concurrida que Playa Grande y, por contra, que está menos protegida del viento. Ideal también para correr por la orilla con marea baja.

El Barranquillo
Tamaño: 35 metros de largo.
Servicios: No.
Comer + beber: Gran variedad de terrazas y restaurantes en el cercano paseo marítimo.
Lo mejor: Playa con cierto ambiente local en verano.

 

Pequeña playa en la que el ambiente local se mezcla con el turismo en las épocas de mejor tiempo. Está bien protegida del viento y suele ser bastante tranquila.

La Peñita
Tamaño: 50 metros de largo.
Servicios: No.
Comer + beber:Gran variedad de terrazas y restaurantes en el cercano paseo marítimo.
Lo mejor: Intercalar un baño con un cóctel en una de las terrazas que asoman a ella.

 

Se puede considerar un “secret point” en Puerto del Carmen, al no ser visible desde la concurrida avenida marítima. Es un lugar muy acogedor, en el que desconectar del ajetreo de la zona turística. Junto a ella hay unos apartamentos de lujo recientemente reformados, y un par de terrazas con estupendas vistas al mar.

Playa Grande

Atardecer en Playa Grande

Tamaño: 1.190 metros de largo por 100 de media de ancho.
Servicios: Vigilancia, duchas, sombrillas, hamacas, alquileres náuticos.
Comer + beber: Gran variedad de terrazas y restaurantes.
Lo mejor: Playa de gran tamaño muy animada.

 

Es la joya de la corona de Puerto del Carmen por su gran tamaño. Esta dimensión, y la gran cantidad de servicios que posee, hacen que acudan a ella un gran número de turistas y también población local. No es nuestra playa si buscamos aislamiento, pero tampoco es frecuente que tenga problemas de masificación.

Con marea baja es ideal para correr temprano o al atardecer, cuando hay muchos menos bañistas. Hablando de hacer deporte, aquí comienza todos los años el Ironman Lanzarote, y junto aquí es también su épica llegada a meta.

Playa de en medio (o Cueva de Doña Juana)
Tamaño: 60 metros de largo.
Servicios: No.
Comer + beber: No existen establecimientos.
Lo mejor: Poder apartarse del bullicio en una pequeña cala.

 

Pequeña calita de arena blanca en frente del Hotel los Fariones. Años atrás fue una playa privada del hotel. Actualmente el acceso es libre, y se hace a través de las rocas desde Playa Chica.

Playa Chica

Playa Chica

Tamaño: 70 metros de largo.
Servicios: Vigilancia, duchas, sombrillas, hamacas, buceo.
Comer + beber: Restaurante Bar Playa, en el pequeño muelle.
Lo mejor: La oportunidad de probar el buceo.

 

Es la playa con más ambiente local de Puerto del Carmen. Su nombre se debe a su reducido tamaño, lo que hace que en verano no sobre precisamente el espacio, pero el ambiente suele ser familiar y agradable. Es también el lugar más importante para la práctica del buceo en Lanzarote. Las dos escolleras naturales de lava que la protegen resguardan tanto a los aprendices de Cousteau, como a los bañistas.

Fuera de estos arrecifes, el fondo cae en un precipicio paralelo a la costa, con algunas cuevas famosas, en las que habita una variada fauna. Lo buceadores comienzan las inmersiones por la propia playa o por un pequeño embarcadero que hay junto a ella. En él hay uno de esos restaurantes de toda la vida, desde el que podremos contemplar el que es probablemente el mejor atardecer de Puerto del Carmen.