Distancias: Unas 80 mn, dependiendo de la derrota.
Peligros para la navegación: Bajas de Punta de Pechiguera y de Papagayo en el sur, y Punta Fariones en el norte.
Meteorología: Al atardecer son frecuentes los vientos terrales en el sur y suroeste de Lanzarote. A partir de la zona de Los Ancones comenzará a afectarnos el mar del norte.
Fondeo: En la inmensa mayoría de los casos, los barcos fondean en Archipiélado Chinijo tras la primera jornada de navegación.

 

A Lanzarote se la puede circunnavegar en una jornada, pero hay que tener en cuenta que la jornada es obviamente prolongada, y que los tiempos variarán mucho en función de las condiciones meteorológicas. La inmensa mayoría de los navegantes locales no realiza este recorrido de una tacada nunca, a menos que participen en la regata Vuelta a la Isla, que se celebra una vez al año.

Al ser el mar al norte más movido que el situado a sotavento, la opción más cómoda es realizar la ceñida a través de toda la costa orientada al sureste, y regresar en empopada por la que mira al noroeste. Los navegantes locales con más experiencia suelen realizar la ceñida bastante pegados a la costa, sobre todo entre Arrecife y la zona de Jameos, para navegar con el mar más calmo posible. A partir de Jameos hacia el norte, la costa ya no nos protegerá, y es además menos profunda y más peligrosa.

A vuelta, el ángulo del viento suele permitir una empopada de casi un solo bordo hasta el Parque Nacional de Timanfaya, y a partir de ahí no quedará más remedio que retomar el trabajo, porque al tomar más rumbo sur, el viento se nos pondrá justo a la popa.

Foto: Víctor Hernández[instagram.com/victorhdl]